Timo o estafa con piso en Europa

El motivo de este post es relatar como casi caímos en un timo junto a mi esposa mientras buscábamos un piso para vivir mientras yo realizaba mi doctorado sándwich en la Universidad de Valencia. Con esto quiero colaborar y poner sobre aviso a otros pues no desearía que nadie sintiese la sensación de vulnerabilidad y de sentirse en peligro que sentimos cuando nos ocurrió.

Llegamos a Valencia para una estadía de 6 meses y preferimos no compartir piso pues hacía poco tiempo nos habíamos casado y queríamos tener más privacidad. La opción de compartir piso en Europa está bastante difundida debido a los intercambios del programa Erasmus, y si se viaja solo, suele ser una excelente opción ya que permite grandes posibilidades de intercambio cultural. Para esta última opción, la manera más fácil de encontrar  piso compartido es a través de grupos de Facebook que tengan ese objetivo.

En nuestro caso buscamos en diferentes portales de anuncios inmobiliarios (Fotocasa, Idelista, Habitaclia, Milanuncios) en los cuales aparecían avisos de inmobiliarias y de particulares. Dado que nuestra estadía era corta, se nos hizo muy difícil encontrar quien nos quisiera alquilar, pues los propietarios en general prefieren los contratos a largo plazo, de un año en adelante. Por otra parte, una beca CAPES para doctorado sándwich es de €1300 al mes, lo que significa que no puedes gastar más de €400 en alquiler, o sea que tu abanico se hace cada vez más limitado.

Así, los días fueron pasando y nuestro nerviosismo aumentando. Una noche, antes de dormir, me llega una alerta al email, diciendo que había aparecido un nuevo piso. Salté de la cama, me fui al portátil y abrí el link. Era un sueño. Un piso en la zona de la Ciudad del Arte y las Ciencias, cerca de un parque maravilloso, y que, a pesar de ser pequeño, era justo lo que necesitábamos.

Inmediatamente le escribí a la propietaria, quien solicitaba que se le contactase exclusivamente por email, y que no colocaba teléfono ni otro tipo de contacto. Un email que estaba en forma de impreso encima de las propias fotos del piso (luego sabría que esta es una de las señales que te deben hacer sospechar, emails que no aparecen en letras en el portal de anuncios sino impresos en las fotos y que no son de servidores comunes, sino del tipo @outlook.es o @gmx.es) , y falta de teléfono de contacto).

Escribí desesperado me fui a dormir. Al otro día desperté con una respuesta donde la propietaria me escribía desde una cuenta de Gmail y me explicaba que estaba interesada en alquilarme el piso, pero que precisaba tener certeza de que yo tenía sincero interés. Esto pues ella se encontraba en Alemania y no tenía otra solución que viajar desde allá para entregarme las llaves. También me explicaba que el inquilino anterior había sido deshonesto y que eso le había dejado muy desconfiada, por lo que precisaba tener garantías de que no gastaría su dinero viniendo hasta España sin sentido.

A todo esto le respondí que claro que tenía interés, que era una persona honesta, que tenía solvencia económica, etc., etc. (no olviden que estábamos desesperado, pues ya hacía 15 días que buscábamos piso y nadie nos quería alquilar). Ella gentilmente me tranquilizó y me dijo que confiaba en mí, pero que para tener 100% de seguridad, precisaba que yo hiciera una cosa…

Me pidió que fuera hasta una agencia de Western Union y que hiciese una transferencia por el valor de 3 alquileres a nombre de una persona en quien yo confiase (podía ser mi esposa, un amigo, etc.). Con esto yo le demostraría que poseía el dinero y entonces ella compraría un pasaje desde Alemania para que nos encontrásemos y firmásemos el contrato. Acto seguido, mi persona de confianza iría a retirar el dinero y se lo entregaríamos a ella. Inclusive me prometió que ella pagaría la comisión cobrada por Western Union!!!

Luego del intercambio de emails que habíamos tenido, esto sonaba muy convincente para ambas partes. Ella se aseguraba de que yo no era insolvente, y yo no tenía posibilidades de perder mi dinero pues lo transferiría a mi esposa. Tanto sonó convincente que al día siguiente fuimos a realizar la transferencia.


Al llegar a la agencia de Wester Union, informé a la chica que me atendió que quería transferir dinero. Ella me preguntó a quién se lo iría a enviar. Y yo le señalé a mi esposa, quien estaba a mi lado. ¡Imaginen la sorpresa de la chica! Por qué yo le quería pagar comisión a una empresa si podía darle el dinero en la mano. Entendí lo raro que eso sonaba y decidí explicarle la situación.

Estaba yo contándole la increíble oportunidad que la suerte me había brindado cuando otra chica que atendía en el local me dice “¿La dueña vive en Alemania? No deposites el dinero pues es un timo. Hace una semana llegó una pareja aquí con la misma historia…” ¡Ahora imaginen mi cara de horror!

Al fin no deposité el dinero, me sentí un idiota y me morí de miedo. En el esfuerzo de demostrar a la supuesta dueña que yo era una persona solvente, le había enviado un extracto de mi cuenta bancaria, una copia de mi pasaporte y un mini currículo. Salimos desesperados a hacer una denuncia en la policía de Valencia.

Al llegar, un amable agente nos informó que si no habíamos perdido el dinero no podríamos hacer una denuncia, pues no se había cometido ningún delito. También nos tranquilizó diciendo que el hecho de que el rufián tuviese mi número de cuenta y una copia de pasaporte, no le daba muchas posibilidades. A lo sumo podría intentar colocar un débito automático de una cuenta (lo que lo identificaría y por tanto sería muy estúpido) o podría intentar suplantar mi identidad, pero solo con una copia de pasaporte no se le haría muy fácil (además de que sería bastante simple para mí demostrar que yo era yo).

Resumiendo:
  • Desconfía de anuncios que parecen buenos de más para ser verdad. No eres tan suertudo como crees.
  • Si el anunciante no informa claramente sus datos de contacto entonces hay algo raro. Recuerda que él está interesado en que tú lo llames.
  • Nunca brindes datos que puedan comprometer tu identidad. No importa cuán desesperado te encuentres, si el propietario es una persona honesta, sabrá entender que esos datos son importantes y privados.

A continuación dejaré los emails que la timadora utilizó para comunicarse conmigo, así como otros de los que he sabido, y les solicito por favor que si tienen un caso similar, lo relaten en los comentarios, sobre todo informando emails y datos que puedan ayudar a desenmascarar a los timadores. Como dije al principio el propósito de este post es colaborar para que haya menos personas que pasen por esta horrible experiencia.

reinalberto@outlook.es
leoangya @outlook.es
sarallopez3@hotmail.es
patriciasina93@gmail.com
cupidocaldera@gmx.com

Comentários